Buscar:

viernes, 7 de julio de 2017

DESDE MI VENTANA - JUAN CASERO


Les veía desde mi ventana, ella con una dolencia que le envió el diablo. Su piel no soportaba el aire, solo el agua la calmaba; su vida fuera del agua era como la de una sirena, condenada al dolor. Pasaba horas, días, meses en esa bañera, esa prisión que le protegía del dolor. Él la cuidaba, la acariciaba, le daba de comer, le sujetaba su cabeza para poder dormir; era otro prisionero, pero parecía feliz, siempre sonriente. Le veía leerle durante horas, ella escuchaba. Su mundo eran esas historias, vivía cientos de aventuras, con sus ojos cerrados. Su voz le hacía vivir otras vidas más felices. Sonó el teléfono, él se levantó para atenderlo. Con un poco de la vergüenza de cuando haces algo indebido, tomé mis prismáticos, invadí su espacio, Quería saber cuál era ese libro maravilloso que contenía cientos de historias tan maravillosas. Lo que vi mojó las lentes de esos prismáticos con mis lágrimas, ese libro estaba en blanco.


Texto: Juan Casero
Imagen: Pixabay